Home
Videos
Edições impressas
Jornais anteriores
Contato
Sobre nós
França: Do movimento social à unificação de todas as forças de progresso para construir outra sociedade
21 de julho de 2016 Artigos
Recomende essa matéria pelo WhatsApp

(Pedimos desculpas aos leitores pela falta de tradução ao português por falta de meios. O original é em francês, publicado no blog http://lesposadistes.com/du-mouvement-s-autre-societe/)

 

A fines de año 2015 una gran parte de las fuerzas políticas de izquierda en Francia se acordaba de hacer la misma acta : las dificultades en movilizar, en reunir las luchas que se expresaban de modo disperso en todo el país, un balance del Frente de Izquierda presentado como casi moribundo y que reflejaba el fracaso de la constitución de una alianza mayoritaria para llevar otra política. Éramos entonces en una situación donde pesaban los atentados, las medidas liberticidas tomadas por el gobierno con el estado de emergencia, la concesión de poderes desmesurados a las fuerzas de policía que permitía numerosos arrestos domiciliarios, interdicciones de regrupaciones, una represión aumentada de los militantes ecologistas o sindicalistas.

El debate sobre la reforma constitucional y el decaimiento de nacionalidad para las personas acusadas de "delito de terrorismo" teniendo la nacionalidad doble, y luego su extensión posible para todo francés "condenado a un crimen o un delito que constituía una ofensa grave a la vida de la nación", provocaron una indignación fuerte. Se trataba de someter a discusión no sólo las libertades públicas, asimilando la actividad política y militante al terrorismo, sino también las bases de funcionamiento del procedimiento penal y de la autoridad judicial, instituyendo la ruptura del principio de igualdad delante de la ley, yendo hacia derivas peligrosas por ejemplo como el ensanchamiento de la noción de legítima defensa para las fuerzas de policía.

A pesar de una situación que corría peligro de hacerse un estado de emergencia permanente, los numerosos movimientos procuraron expresarse y mostrar su oposición a la política llevada por este gobierno, a desafiar todas las interdicciones, con palabra de orden " la urgencia social " o " la urgencia climática ". No era cuestión de soltar la presa y de someterse a las imposiciones de una política basada en la amalgama, la estigmatización, la división, la represión. Así es como la celebración del 1r aniversario de los atentados contra Charlie Hebdo fue en oposición de lo que había querido hacer Hollande con "la unión nacional", es decir una unificación del conjunto de la sociedad alrededor de los valores republicanos y de la bandera francesa, yendo más allá de las adhesiones políticas: fue un fracaso monumental con la participación de algunas centenares de personas !

En cambio nuevas formas de resistencia estaban constituyéndose en todo el país alrededor de la defensa de los valores de solidaridad y de justicia, como fue el caso en el apoyo de los militantes políticos y sindicales proseguidos para hechos de rebelión en el momento de los procesos de los asalariados de Goodyear o de Air France, o bien en respuesta a las medidas indignas e inhumanas tomadas enfrente de los emigrantes, mientras que su misma existencia estrechamente es vinculada a las consecuencias de las políticas de guerra llevadas por el gobierno francés en Siria, en Irak, en Mali y en otro lugar, así como a su implicación en la gran coalición imperialista de los países de la OTAN.

Rupturas se hicieron en el seno de la mayoría gubernamental, con la oposición de los criticones y de las dimisiones de elegidos socialistas, la pérdida de una parte de sus aliados representados por el movimiento de los Verdes (EELV), con la creación de un movimiento ciudadano para combatir "el decaimiento de la República" y proteger las libertades fundamentales. Las disensiones fuertes también se expresaron en el seno de la derecha, entre Los Republicanos, con el debate sobre la revisión de la Constitución.

Manifestaciones fuertes se efectuaron en Francia desde el principio del año: los agricultores, los taxistas, los camioneros, las industrias petroquímicas, las huelgas en la administración pública, los jubilados, los parientes de alumnos, y hasta la policía agotada por meses de trabajo continuo y de horas suplementarias no pagadas. Pero es ante todo la reforma de la ley del trabajo que cristalizó todas las cóleras contra este gobierno que desde el 2012 lleva una política liberal que sólo agravó las desigualdades, atizo los odios, volvio a discutir los derechos fundamentales.

Paris - 14 de junio
manifestação em 14 junho de 2016 em Paris


Las movilizaciones contra la ley trabajo


La reforma del Código del trabajo ha sido anunciada como una necesidad porque serían las protecciones sociales demasiado numerosas y costosas para el empresariado que impedirían las contrataciones y estarían al principio del crecimiento del paro! Un siglo de historia vuelto a discutir, la de las luchas de la clase obrera para dar seguridad al estatuto del salariado, crear instituciones representativas del personal y reforzar los derechos sindicales, frente a un empresariado que no dejó desde el 1945 de querer quebrantar todas las experiencias y los derechos colectivos.

Las promesas del Partido Socialista en 2012, y de su candidato François Hollande, habían estado de "reconstruir el Código del trabajo" contra la rotura querida por el Medef, (sindicato patronal) cuya estrategia consistía a "poner a asesinos en la cabeza del empresariado". Entonces asistimos a un retroceso lento de los derechos de los asalariados, a través de numerosas leyes, particularmente como el ANI (Acuerdo nacional interprofesional) de enero de 2013 o la ley Macron de 2015, que reajustaba poco a poco el desequilibrio a favor del empresariado para que pueda aumentar sus provechos, con criterios de despidos suavizados, el fin de las 35 horas reemplazadas por días de trabajo extendidos para ganar finalmente menos, de nuevas condiciones para los patronos de decidir cuando comienza la semana y evitar así los aumentos de salario del trabajo del domingo, una flexibilidad todavía aumentada y nuevos aligeramientos de cotizaciones patronales.

El movimiento de huelgas y de movilizaciones contra la ley del trabajo se intensificó desde principios de marzo. Los movimientos de jóvenes, estudiantes y alumnos de un instituto de segunda enseñanza, se levantaron contra el futuro de precaridad que significaba este proyecto de ley, con la palabra de orden "¡valemos más que esto!". La intersindical compuesta de 7 organizaciones mantuvo su determinación con ir hasta el fin para la retirada de este proyecto de ley, arrastrando en la lucha numerosos sectores de empresas públicas y privadas, yendo de los intermitentes del espectáculo a los parados y a los jubilados.

El movimiento "Noche de pie" se organizó desde el 31 de marzo cada tarde adelante de la estatua de la Plaza de la República en París, con sindicalistas, militantes, intelectuales, en el objetivo de unir el conjunto de las luchas que se expresaban en todo el país. Ha sido iniciado en consecuencia del éxito de la película documental "Gracias Patrono" por François Ruffin y por su periódico alternativo Fakir - que está orgulloso de fijar la divisa "Enfadado con todo el mundo o casi" - que les demostraba a los ciudadanos que era posible llevar acciones contra el patrono de un gran grupo tal como LVMH, que había desmantelado toda la industria textil del norte de Francia, y "dar miedo" al capitalismo.

Aunque el movimiento "Noche de pie" recuerda en parte los Indignados de España de hace algunos años, sus iniciadores se defienden una tal comparación, afirmando que su creación no tiene nada espontáneo y que necesito tiempo y mucho trabajo de organización para llegar a la forma que agarró después de la gran manifestación del 31 de marzo. El movimiento se desarrolló alrededor de reuniones diversas en el curso de las cuales ha sido lanzada la palabra de orden "Después de la manifestación, no vuelvo a mi casa". Es a partir de alla dónde la dinámica se creó y que nació el colectivo Convergencias de las luchas.

Se trata de un movimiento ciudadano muy heterogéneo, contestatario y no violento, en busca de nuevas formas de expresión, fuera del marco político o sindical tradicional del cual expresa una desconfianza muy grande, algunos han participado particularmente en la campaña "no votaremos más al Partido Socialista". De la Sitio Plaza de la República en París el movimiento se extendió a una sesenta de otras ciudades y de otros sitios  en todo el país, en reacción al estado de emergencia, a las ofensas a las libertades, a las derivas de la seguridad pública, al instrumentalisation del miedo, al desmantelamiento del Código del trabajo, un modo de afirmar por todas partes dónde era posible que la hora no está en la resignación.

Las "Noches de pie" tomaron formas muy diversas al nivel local, con arreglo a las personas que las componían. Elaboró por ejemplo en París, en una comisión Ecología clima, un manifiesto alrededor de las cuestiones ambientales, que invoca la necesidad de romper con el capitalismo que lleva a la destrucción del ser humano y del planeta. Plantea entre otras medidas la interrupción de las subvenciones a las energías fósiles, la salida del nuclear, el desarrollo de una agricultura biológica, local y de temporada frente al productivisme agrícola, el fin de la ganadería intensiva, el paso a los agro-carburantes, la interrupción del acaparamiento de las tierras, la reconversión de las industrias contaminantes, la de las industrias de armamentos que hacen Francia a uno de los principales promotores de guerras, o la de las industrias automóviles para ir hacia más transportes públicos, la oposición al tratado CETA o TAFTA, la parada de los grandes proyectos inútiles...

En la ciudad de Rennes (en Bretaña) el movimiento "Noche de pie" se dedicó a las cuestiones democráticas que se ponen a la sociedad hoy. Denuncio el hecho de que todos los poderes han sido delegados a los elegidos mientras que no son guiados más por el interés general y elaboró propuestas que devolvían el pueblo en el centro del debate político: supresión del artículo 49.3 de la Constitución que permite imponer una ley sin debate, transparencia total de la utilización de los fondos públicos por los elegidos y el gobierno, inelegibilidad de los elegidos condenados a corrupción, tráfico de influencias, fraude electoral o fiscal, necesidad de una representación del 70 % de presentes a la Asamblea nacional para votar las leyes, una contabilización de los votos blancos en los sufragios, formaciones a la vida pública para todos y a toda edad...

Lo que muestran las movilizaciones del movimiento sindical, del movimiento político, de todos estos sectores de la sociedad en resistencia y su encarnizamiento para imponer la retirada de esta ley del trabajo, es que una gran parte de la población no soporta más esta política liberal llevada por este gobierno socialista. Éste continúa mostrando su desprecio enfrente de una gran parte de la población que rechaza la agravación de sus condiciones de vida, y se enferre en una política que sirve sólo los intereses de algunos contra el interés común. Así es como nuestros dirigentes van a buscar impedir, con todos los medios, el debate del proyecto de ley en el parlamento, contra el cual los diputados de todo borde depositaron 5000 enmiendas, un récord, y van a imponerlo por la fuerza con el articulo del 49.3.

Frente a la inflexibilidad del movimiento social, este gobierno declaró la guerra a la CGT acusando a los sindicalistas de ser "secuestradores", asimilándoselos a delincuentes y terroristas, y utilizó una estrategia de cerco y de podredumbre por las fuerzas del orden, poniendo en marcha una violencia inaudita contra los manifestantes. Hasta rozamos a finales de junio con la interdicción del derecho a manifestar, y las 2 últimas movilizaciones en París fueron bajo alto control policial, con cacheos al cuerpo y el bloqueo de las estaciones de metro para tratar vanamente de desanimar a los participantes.

Este gobierno muestra por otro lado toda su impotencia frente a la amplitud de la contestación, la de la calle como la que existe en su propio campo político, o el de sus aliados, como lo expresa la división del grupo ecologista a la Asamblea Nacional. Utiliza a los rompedores, que ellos parecen poder intervenir impunemente, para dividir y desacreditar el movimiento social. Emplea todas amalgamas posibles para no tener que negociar, no reconoce la realidad de las movilizaciones, particularmente la amplitud de la del último 14 de junio (mas de un millón de personas), utiliza los medios de comunicación que se enfuecan en los exacciones de estas bandas, que no tienen que ver nada con los manifestantes contra la ley del trabajo, para evitar mostrar la vitalidad y la potencia de las movilizaciones que tienen lugar ahora sin interrupción desde casi 4 meses.

Reafirmando que no hay alternativa a la línea que defiende - como lo recordaba Margaret Thatcher en su tiempo " There is no alternative "-, Hollande muestra bien en cual campo se coloca, el del capitalismo y los patronos  que no vacilan en recordar que "¡son ellos qué crean las riquezas!" La socialdemocracia murió bien, no hay más posibilidad hoy para una 3a vía entre el capitalismo y la avanzada hacia el socialismo y asistimos a un enfrentamiento entre dos concepciones opuestas de la sociedad, en un contexto de lucha de clase exacerbada. El ejemplo de la movilización de la burguesía del 16 distrito de París contra la creación de un centro para la gente sin hogar muestra bien la amplitud del odio de clase que se expresa en el país y el desprecio profundo para la clase obrera, las capas más pobres de la población y los barrios populares.

La discusión en los partidos políticos



A pesar del estado de emergencia y la agravación de las violencias de la policía, el movimiento continuó, recogiendo un apoyo importante de la población, mientras que los medias repetaban que las huelgas y las manifestaciones estaban sofocándose. Es hoy el movimiento social que devuelve la fuerza en el seno de los partidos políticos de izquierda y que participa en el ahondamiento de la crisis del Partido Socialista. Así es como es aparecido un comunicado común, firmado por 10 organizaciones políticas de izquierda - en el cual EELV, Nouvelle Donne, Nueva Izquierda Socialista, PCF, Partido de Izquierda, Ensemble -, expresando su determinación con ir más lejos en las huelgas y las movilizaciones, denunciando los ataques hechos a los sindicatos, reivindicando el derecho a manifestar y la voluntad de perseguir el movimiento mientras la ley no sea retirada.

Es también la amplitud del movimiento social y el problema político que representa el esparcimiento de los partidos de la izquierda anticapitalista que contribuyeron el 1 de mayo a la salida de la "Llamada de los 100", firmado por elegidos políticos, sindicalistas, cuadros de la universidad, intelectuales, responsables de asociaciones, artistas, para "favorecer la irrupción ciudadana y construir la alternativa", abrir el debate sobre la transformación necesaria de la sociedad y sobre la alianza de todas las fuerzas de progreso alrededor de la elaboración de medidas urgentes que serían la base común de candidaturas unitarias en las perspectivas de las elecciones próximas.

Los partidos políticos son parte integral de la movilización y el movimiento social está en el corazón de todos los debates en la estrategia de construcción de un frente común para cambiar la sociedad. Lo vimos en la preparación del 37 congreso del PCF que se cogía a principios de junio, donde discusiones importantes se efectuaron alrededor de la situación política actual y  de la estrategia de las primarias de la izquierda para las elecciones presidenciales de 2017. Esta cuestión necesitaba ser clarificada: ¿primarios detrás de un 2o mandato del candidato Hollande como lo ponía el Partido Socialista, argumentando que si no se asistiría a la desaparición de la izquierda en las elecciones próximas frente al avance de la derecha y de la derecha extrema? ¿O agarrar una posición firme contra Hollande y a todos quiénes sostienen su política, reconstituyendo una fuerza a la izquierda extendida a todas las organizaciones que quieren construir una sociedad anticapitalista?

El debate fue agrio sobre esta cuestión en el Partido Comunista, donde al lado del texto de orientación de la dirección para el congreso - que recogió el 51,2 % de las voces -, 4 otros textos alternativos vieron la luz. Uno de ello se situaba para la defensa de la experiencia del Frente de Izquierda y del programa de 2012 "El humano primero" para establecer un proyecto político común que lleva a una candidatura única para las elecciones de 2017. El resultado de las discusiones llevadas en el congreso fue la salida de un texto remodelado "¿Cual Francia queremos?", aprobado por más de 71 % de los participantes, que intentó responder a 5 cuestiones centrales: la refundación democrática de la República, la lucha contra el paro, la refundación social de Europa, la lucha contra las finanzas, la construcción de otro modelo de sociedad.

El congreso efectivamente se apoyó en la experiencia que representó el Frente de Izquierda para construir un nueva "Frente popular y ciudadano", incluyendo las movilizaciones sociales y los movimientos de construcción ciudadana, todos los componentes de la izquierda - políticas, sindicales, asociativas - incluido el lanzamiento de una llamada a Jean-Luc Mélenchon para integrar esta concepción colectiva, con el fin de crear una dinámica política nueva para otra sociedad liberada del capitalismo y de sus formas de explotación. Opciones políticas importantes han sido definidas, "como la necesidad de lanzar un proceso de transformación social fundado sobre las luchas, las batallas de ideas y las conquistas de poderes", la reafirmación del papel del partido para poner en movimiento el pueblo para invertir la relación de fuerza y la revisión de sus prácticas para poder construir con la mayoría de la población. En su discurso de cierre, Pierre Laurent, reelegido secretario nacional del PCF, puso: "el comunismo no es la utopía del siglo XIX, no es la ideología del siglo XX, el comunismo es el movimiento de este siglo XXI".

Es en este marco de discusión que intervino la crítica a Jean-Luc Mélenchon que en febrero lanzó su movimiento "Francia Insumisa" y presentó su candidatura a las elecciones presidenciales de 2017 (JLM2017), aparte de todo partido político - pero sostenido por el Partido de Izquierda-, sin haber consultado las formaciones del Frente de Izquierda. Existe un desacuerdo profundo sobre este modo de hacer, más aun cuando la Marcha de los Insumisos que lanzó en París intervenía en el fin de semana del congreso del PCF. Por otro lado ciertas propuestas hechas por Jean-Luc Mélenchon pedirían un ahondamiento político de la discusión, que se trate de su plan B para Europa y de la salida de la Unión Europea, del rechazo del acuerdo transatlántico (TAFTA) con argumentos puramente chauvinistes, o de su concepción del eco socialismo.

En las otras fuerzas políticas del Frente de Izquierda, Ensemble también tuvo en junio su junta general, donde la discusión de la situación política y del movimiento social perdió de su peso con relación a la cuestión de la estrategia de las elecciones presidenciales de 2017. Dos posiciones se enfrentaron: una mayoritaria para intentar crear hasta el fin un frente muy ancho de las fuerzas de la izquierda anticapitalista contra otra que quería alliarse desde ahora al movimiento "Francia Insumisa" de Jean-Luc Mélenchon, considerando que no había las condiciones hoy para constituir a tiempo esta alianza ancha.

El movimiento social mostró sin embargo la existencia de una base importante de fuerzas de progresos capaces de movilizarse alrededor de la batalla de las ideas y de las cuestiones de la transición política, ecológica, social y cultural. Las debilidades de los partidos de izquierda se encuentran siempre hoy en su falta de imaginación que concibe otra alternativa al proceso electoral cualquiera que sea. Las elecciones demostraron hasta ahora sus límites democráticos, con candidatos elegidos que representan apenas el 10 % de las voces exprimidas, que jamás siguen el programa para el cual han sido elegidos, y no pueden ser sobre todo en este contexto un fin en sí.

La situación política actual necesita un frente de las fuerzas de izquierda y de progreso más ancho posible, no sólo para participar en un proceso electoral que puede permitirle obtener a un cierto número de elegidos, lo que es importante por supuesto, pero para movilizar a la población alrededor de un programa y de acciones que toman en consideración las necesidades vitales de todos en relación al empleo, al acceso a la salud, a la cultura, que desarrollan otra concepción de la vida y de la sociedad, un nuevo reparto de las riquezas que permite comenzar a invertir la curva de las desigualdades.

El movimiento social y las acciones de "Noche de pie" mostraron toda su importancia como nuevas formas de expresión ciudadana. Mostraron su capacidad de desarrollar ideas que pueden servir para cambiar la sociedad. Es por eso que los partidos políticos deben tener en cuenta estos movimientos, cederles todo su sitio a sus lados y aceptar que ponen en el centro del debate el análisis crítico de la política de los partidos de izquierda, el funcionamiento de los aparatos y el adelantamiento de prácticas no democráticas de algunos, que roban la palabra de la mayoria para satisfacer intereses individuales. Justo así, asociando todas las fuerzas disponibles, políticas, sindicales, asociativas y ciudadanas, será posible crear una fuerza nueva para una sociedad liberada del capitalismo y todas formas de guerras que engendra.



El 4 de julio de 2016


 


{Acessos: 24}
Recomende essa matéria pelo WhatsApp


Faça seu Comentário



Comentários
Nenhum comentário para esse conteúdo.
EDITORIAL:

Dia 24 em Porto Alegre: Duvidosa a reação do Judiciário, mas certeiro e irreversível o salto organizativo e político do movimento de massas
Qualquer que seja o resultado do julgamento de Lula pelo TRF 4 em Porto Alegre no dia 24 de Janeiro, o fracasso político do ataque jurídico-midiático jorra por todos os lados, diante da enorme mobilização de massas a nivel nacional e a reação de importantes forças políticas a nível internacional.
Receba nossa newsletter

Videos recentes
Suplementos Especiais
Links Recomendados
Matérias recentes
Noticias recentes
Batalhas de Ideias
Comunicação
Ganma Hispan TV Press TV Russia Today TeleSUR
Palavras-chave
J. Posadas - Obras publicadas
Leituras sugeridas
A FUNÇÃO HISTÓRICA DAS INTERNACIONAIS Del Nacionalismo Revolucionario al Socialismo Iran - El proceso permanente de la revolucion Iran - El proceso permanente de la revolucion La musica, El Canto, La Lucha Por el Socialismo
Desenvolvido por Mosaic Web
Recomendar essa matéria: